Educación centrada en valores y Cultura de Paz

La educación para la paz centrada en valores demanda que este sea un proceso formativo continuo, permanente y dinámico.

La educación para la paz y la formación en valores se relacionan de manera recíproca. Educar para la paz implica la promoción de principios y valores éticos vinculados con la  comprensión moderna de paz, los cuales trastocan todos los ámbitos de las relaciones de la vida y de la existencia de cara a hacer posible la Cultura de la Paz como resultado de actitudes y comportamientos que cultivan el respeto, el reconocimiento del otro (a) así como el entendimiento y el diálogo. 

A la par de los retos que conlleva el poner al día los contenidos de estudio, de acuerdo a las nuevas teorías y nuevas tecnologías en el mundo cambiante de hoy, las Instituciones de Educación Superior (IES) están siendo desafiadas a trabajar en una formación que no se limite únicamente al dominio del conocimiento científico y el aprendizaje de la habilidad técnica y profesional, sino también, en el desarrollo de habilidades que preparen a la juventud para la vida mediante la formación en valores. 

La educación centrada en valores para fortalecer la Cultura de Paz, representa para las IES la oportunidad para replantearse sus políticas educativas de cara a fortalecer una formación integral que logre en los educandos el desarrollo  de las actitudes y las habilidades para la promoción de valores vinculados a la paz tales como  la tolerancia, el respeto a la dignidad humana y la justicia social entre otros, de manera que esto repercuta en la transformación de la sociedad y en particular en la armonía y el entendimiento a nivel de las relaciones que se establecen a nivel de la familia, el centro de estudio, el trabajo, la comunidad y la sociedad en general. 

La paz y sus implicaciones éticas 

Los estudios e investigaciones sobre la paz no han cesado de gestar diferentes comprensiones teóricas que cada vez más relacionan a la paz con la puesta en práctica de valores tales como la justicia, la libertad, el respeto, la tolerancia, la cooperación, entre otros.  

La idea de paz entonces ha evolucionado de ser equivalente a la mera ausencia de guerra a convertirse en “un concepto que involucra la cooperación, esto es, formas de crear estructuras más equitativas y más justas en la sociedad a través de un cambio social no violento”, como lo dicen Sánchez y Cardona en el libro Educación para la cultura de paz: una aproximación sicopedagógica, publicado por la Universidad Santo Tomás, en Colombia. 

Buscar y construir la paz implica comprometerse con una gama de principios y valores éticos que conllevan la búsqueda, de manera individual y colectiva, de la armonía de los seres humanos consigo mismos (paz interior), con los otros (paz social) y con el medio ambiente (paz ecológica) a nivel personal, familiar, escolar, social, nacional, e internacional, como lo sostiene Tuvilla Rayo en la obra Cultura de paz: Fundamentos y claves educativas, publicada en el País Vasco. 

En la actualidad resulta imprescindible para cualquier esfuerzo encaminado a la promoción o consolidación de la paz la puesta en práctica de valores tales como, el respeto mutuo y la tolerancia para entender las diferencias del otro (a), así como la solidaridad y la compasión, valores claves para construir comunidades que desde la aceptación y la confianza sean capaces de resolver los conflictos sin recurrir a ningún tipo de violencia. 

Para concluir, digamos que la Cultura de Paz es el fruto de todo proceso educativo que apunta a desmontar los constructos mentales que legitiman la violencia y reemplaza los antivalores de esta, con comportamientos que suscitan el respeto y el reconocimiento del otro (a) y le dan lugar al entendimiento y el diálogo.  

La  educación para la paz centrada en valores demanda que este sea un proceso formativo continuo, permanente y dinámico, en el que el educador y el educando aprenden juntos a identificar la cultura de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, y el compromiso de actuar desde las regulaciones éticas y morales que los valores vinculados a la paz proveen, en la búsqueda siempre de una solución no violenta, pero además, constructiva, respetuosa de la dignidad humana y que contribuya a fortalecer las relaciones humanas. 

 Colaboración: Msc. Abiud Urbina Suárez, Instituto de Investigación y Desarrollo Humanístico. (IDEHU)

Fecha: 01/09/2021

Síguenos en Facebook

Más noticias

¿Por qué estudiar Ciencias Políticas y Gestión Pública en la UPOLI?
Carta Pastoral
Los valores y la ética profesional en la práctica docente de la UPOLI
CNEA entrega resolución de inicio de proceso de autoverificación a UPOLI
Una mirada crítica al modelo educativo de la UPOLI
UPOLI tercer lugar nacional en Rally Latinoamericano de Innovación 2021
Actualizado - 13/10/2021